¿Se pueden guardar las latas en el refrigerador?

En los últimos tiempos, hemos acogido la frase “el tiempo es oro” como nuestro lema descriptivo, sin siquiera darnos cuenta. El tiempo es el factor al que le dedicamos más atención y aún así siempre nos hace falta o nunca nos rinde. Por este motivo, hemos empezado a crear costumbres que nos pueden llegar a perjudicar en un futuro, una de ellas, es dejar el contenido de un alimento enlatado en su envase original mientras está refrigerándose. ¿Es contradictoria esta práctica?

Los alimentos enlatados fueron de los primeros resultados de la aplicación de la tecnología alimentaria, y hasta el momento son productos que hacen nuestra vida cotidiana más fácil y práctica, dado a su versatilidad y su cualidad de prolongar la vida útil del alimento. Durante el transcurso de la historia han tenido transformaciones importantes, siempre en la mira de mantener la calidad e inocuidad del alimento contenido por el enlatado.

Un poco de historia

Por el año 1795, en Francia, se inventó el alimento en conserva. En 1813, en Inglaterra, se empezó a utilizar la lata como el material del envase sustituyendo el vidrio (frágil), muy problemático en el campo de batalla (el enlatado o conserva en general, siempre estuvo muy asociado a los ejércitos). Este material era hecho de hierro por fuera y recubierto de estaño en el interior.

Con el pasar de los años, el hierro fue reemplazado por materiales como el acero (mezcla de hierro y carbono), por cuestiones como el precio y el peso de la lata. Sin embargo, se siguió utilizando el plomo en la soldadura para cerrar el cilindro, un metal conocido en la actualidad por su toxicidad.

En la actualidad, se utiliza la hojalata revestida electrolíticamente con estaño por ambos lados (o el aluminio, pero es más caro). Estas nuevas latas no necesitan soldadura, además son más livianas y económicas, son barreras contra la luz y la manipulación.

De igual forma, otros revestimientos o barnices, además del estaño, pueden ser aplicados dependiendo del alimento o la necesidad del cliente. Estos se utilizan para proteger tanto a la lata del alimento como al alimento de la lata (formación de corrosión) . Entonces, con estos avances, el mito de no dejar nada enlatado en la refrigeradora porque es perjudicial, ¿Será cierto?

Detrás del mito

Pues no. Como ya lo mencioné, los envases enlatados para alimentos han pasado por una serie de transformaciones o cambios tecnológicos para hacerlos lo más aptos posible para su función principal, contener y conservar los alimentos de forma inocua.

Por supuesto, esto también va a depender de las condiciones de almacenamiento y del estado de la lata. Puede ser que la lata esté abollada y por ende el recubrimiento interior esté agrietado, por lo cual el alimento pueda tener contacto con la lata propiamente y después de un periodo prolongado de almacenamiento, el alimento adquiera un sabor metálico.

De igual forma, no les recomiendo acostumbrarse a realizar esta práctica de almacenar el alimento en la lata que lo contiene, dado a que puede llegar a contaminarse por factores externos propios de la refrigeradora, como olores indeseados o alimentos derramados encima. Por esta razón, siempre se recomienda usar envases herméticos y destinados para tal fin.

Y dale con los mitos

Los barnices empleados en los recubrimientos son de índole orgánico, además, al igual que las materias primas de la hojalata, los recubrimientos y barnices deben cumplir una serie de requisitos y garantizar siempre su inactividad química y la inocuidad final del alimento del cual va a tener contacto.

En estos días, y con la moda de comer saludablemente, están saliendo artículos en el ciber espacio, para evitar el consumo de enlatados porque pueden contener Bisphenol-A (BPA). El BPA es un compuesto encontrado en los envases y en general en cualquier plástico, del cual se ha demostrado su asociación con casos de cáncer a la hora de ser sometido a altas temperaturas. – Leer artículo relacionado de #QdlV y BPA

Al igual que con los plásticos, apenas se comprobó la asociación del BPA con casos de cáncer, el BPA fue sustituido abrúptamente en todo tipo de envases, por otros materias más adecuados para entrar en contacto con alimentos. Por esta razón, este es otro mito también puede quedar descartadoen otras palabras, no se preocupe y sea feliz comiendo su ensalada verde con atún enlatado, garbanzos enlatados, maíz enlatado y palmito enlatado. Provecho.

 

 

Bibliografía:

National Geographic. 2017. La lata de conserva: Nace la dieta industrial. Internet

Federación Mexicana de Diabetes. 2015. Adiós a los mitos de alimentos enlatados o embotellados. Internet

Delgado, J. 2003. Desempeño y funcionalidad de la hojalata colaminada en un medio simulado de alimentos a travez del tiempo. Tesis Licenciatura Ing. Alimentos, Uni. Austral de Chile.

 

 

Categorías: Mito o realidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *