¿Porqué será que algunas veces cuando intentamos sacar el hielo de las cubetas, algunos cubos siempre se nos desquebrajan? ¿ Será que nos ocurre porque usamos cubetas de mala calidad, o existe un truco que podría evitar este defecto del hielo?

Les puedo adelantar que no se debe a la calidad de las cubetas usadas, a la potencia del refrigerador ni mucho menos a la calidad de agua que sale de la tubería. Esto ocurre por un fenómeno físico que se le denomina cristalización…Está bien, yo sé que no estoy descubriendo el agua tibia, tranquilos, lo que de verdad importa es: ¿Porqué ocurre a veces y a veces no?

Entrando a la química del hielo

Azúcar, sal y agua, son 3 ingredientes claves en la cocina y que tienen algo en común: pueden formar cristales. Estamos acostumbrados a ver el azúcar y la sal en forma de cristales, por lo que no es difícil imaginarlo. El agua, por su parte, a temperatura ambiente es líquida, pero en su estado solido, está formada por un conjunto de cristales que dan como resultado lo que conocemos como hielo.

El problema del hielo quebradizo viene cuando los cristales se empiezan a formar mal. Esto ocurre, por ejemplo, cuando se siembran cristales o cuando ya hay cristales en el contenedor donde vertemos el líquido, en este caso, la cubeta en la cual echamos el agua.

¡El hielo remanente se derrite cuando agregamos el agua en la cubeta! Pues ¡No!, no todo, cuando sólo quedan escamas en cada cubículo si es verdad que se derrite, pero cuando al verter el hielo en el vaso, dejamos una gran parte del fondo del cubo que no pudimos separar en la cubeta, este no se logra derretir con la nueva agua de relleno.

Este gran cristal desquebrajado remanente en el cubículo, sirve o funge como iniciador de una cadena formadora de pedazos de cristales por separado, resultando nuevamente en lo mismo: un hielo quebradizo. Y así sucesivamente hasta que nos cansemos de la cubeta y la terminemos botando por formar hielo quebradizo.

¿Qué tenemos que hacer?

La solución es sencilla: enjuague la cubeta con agua, asegurándose de eliminar cualquier remanente de hielo mal cristalizado, antes de rellenarla con el agua destinada para la formación de nuevo hielo. Ni siquiera es necesario lavar con jabón o nada por el estilo para asegurar la formación del hielo en bloque.

No sea perezos@, no toma nada de tiempo enjuagar la cubeta antes de rellenarla, y menos si tomamos en cuenta el tiempo que si toma que se forme el hielo en el congelador, para que a final de cuentas, cuando realmente lo necesitamos, nos caiga en el vaso como copitos de nieve.

Categorías: Tips

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *