Químicos. Una de las palabras más repulsivas de los últimos tiempos. La verdad yo me pregunto por qué será, la química, con todos sus reactivos y compuestos, es una de las tres ramas de la ciencia, junto con la física y la biología, que explican e interpretan la naturaleza de las cosas en nuestro mundo.

Los seres humanos, en nuestra biología, estamos hechos de elementos, compuestos y reacciones químicas. En parte, gracias a ellos existimos. El agua que bebemos, el oxígeno que respiramos y si, la comida que nos alimenta, son o están compuestos por químicos. La vida es imposible sin químicos.

El miedo a los químicos 

Es entendible el miedo generado a los compuestos químicos. Un desbalance o un exceso de exposición a un cierto químico, pueden llegar a ser nocivos, tóxicos e inclusive mortales. Y con la creciente aparición de casos de cáncer y otras enfermedades asociadas, la relación de estos dos puntos por cierto grupo de personas es comprensible.

En la actualidad, se han presentado varias noticias a través del globo relacionadas con comida y con sustancias químicas indeseadas y en muchos casos peligrosas para el ser humano. Algunos de los casos fueron causados dado a contaminaciones por error, descuido o “mala suerte” y en otros casos, las sustancias fueron añadidas adrede, no voy ni puedo negarlo. Por esta razón, la confianza hacia los grandes productores de alimentos, se tambalea cada vez más.

Alimentación natural, ojalá orgánica

La tendencia de la alimentación orgánica, o al menos natural, se encuentra en constante alza, y esto es entendible, todos nos preocupamos por nuestra salud y la de nuestros seres más cercanos. A pesar de ser un privilegio sólo para algún sector de la población, el que puede practicarla, que la disfrute. Yo en lo personal no practico esta tendencia, sin embargo, creo que su fundamento principal es bastante cuerdo.

Si gozamos tiempo y espacio (cada vez más un privilegio que otra cosa), tener nuestra propia huerta sería fantástico. No solo podríamos comer y alardear de ella, sino que podríamos enseñarles a nuestros hijos sobre la cadena de alimentación desde la siembra y cosecha hasta la llegada a la mesa y toda la importancia que acarrea.

Pero seamos realistas, tiempo, espacio y dinero, no es una combinación que tenemos todos, de hecho, muy pocos la tienen (además de la disposición). Con una planta de berenjena, otra de Zucchini (Zapallo) y otra de tomate, podríamos llegar ha cocinarnos nuestros propios platos de vegetales…para dos personas cuanto mucho y por uno o dos días, ¿Los restantes 5 días que comeríamos? Necesitamos efectividad y rendimiento en nuestras siembras, esto se traduce, en el uso de químicos.

Problemas asociados a la comida orgánica

Personeros del Centro de Control de Enfermedades de los EEUU, mencionan que la gente asocia el ser calificado orgánico como más seguro que el alimento convencional, sin embargo, los estándares evaluados para ser orgánico, no involucran temas de seguridad como riesgos microbiológicos ni químicos.

También advierten: “Las personas deben ser conscientes del peligro de tomar leche o productos crudos, inclusive si son orgánicos“. Esto por los crecientes casos de contaminación asociada a productos orgánicos que se han dado. En otras palabras, los compradores deben saber que de igual forma se pueden enfermar y que algunas de las consecuencias pueden llegar a ser mortales.

En el caso de los productos frescos, es cuando más peligros pueden ocurrir, pues sólo porque sean orgánicos no significa que se puedan consumir sin lavar ni desinfectar Por ejemplo, una lechuga sin desinfectar, puede contener la toxina de la babosa angiostrongylus costaricensis, la cual puede ocasionar la muerte.

Orgánico vs. Convencional

Steven Savage menciona en su artículo para la revista Forbes (EEUU), tres razones por las cuales no consumir este tipo de productos, comenzando por el hecho de que consumir productos convencionales es totalmente seguro y los otros dos factores desde un punto de vista ambiental y ético.

Artículo sobre alimentos orgánicos de Steven Savage en la revista Forbes (en inglés).

Yo no soy nadie para decirle a la gente que hacer o que no hacer, pero creo también que las personas deben ver los diferentes puntos de vista que puedan haber en una situación determinada, para poder formar una criterio de peso en su resolución, cualquiera que sea.

Tenemos que asociar que la venta de productos orgánicos también es un negocio – y muy rentable, por cierto -, las leyes aún no están muy definidas respecto al tema y hay personas que se aprovechan de esto. Estas son algunas de las razones por la cuales, las acusaciones hacia los alimentos convencionales son tan voraces, a pesar de demostrarse en repetidas ocasiones, la inocuidad presente en ellos.

Al igual que a Steven, lo que no me gusta es que estas personas siembren el miedo y generen una conciencia de culpa con su dedo acusador y asegurando cosas que no son – o no se han demostrado-, para abrirse un campo en el tenaz mundo de las ventas.

Sobremesa

Entiendo que es una tendencia, y como toda tendencia que mueve al mercado, no es para todos y en algunas ocasiones ni siquiera es mejor a lo que teníamos. La gente está buscando explicaciones (y culpables) para entender a una sociedad cada vez más enferma y más miedosa. Tenemos tanto pánico a lo que comemos, que hemos perdido el placer de comer.

Si usted puede darse el lujo de comer orgánico, hágalo, al fin y al cabo es su decisión. Pero si no lo puede hacer, no importa, igualmente está bien, no todos podemos comprar un plátano orgánico a $1. Si tenemos que alimentar a nuestros 5 miembros de la familia, no hay que ser grandes matemáticos para saber que los plátanos no orgánicos de 0,20 centavos, rendirán más para todos.

 

Otras noticias (inglés):

Noticia del “Food Satety News“, asociada al consumo de alimentos orgánicos y enfermedades, según datos del Centro de Control de Enfermedades de los EEUU.

Noticia del “New York Times” sobre el creciente aumento del retiro de productos orgánicos del mercado por posible contaminación.

Noticia de “El mercurio” sobre la errónea asociación de los consumidores de orgánico y saludable.

Categorías: Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *