¿Qué es la proposición 65 y qué tan dañina puede ser?

¿Han notado que algunas veces, los productos que adquirimos, contienen una etiqueta o nota de advertencia mencionando la “Proposición 65 de california” (o Prop 65, de cariño)? ¿Se han preguntado porqué en algunos si y en otros productos no? ¿Y porqué solo mencionan el estado de California y no todo EEUU u otros lugares o países? Aquí trataremos de explicar un poco esta proposición que nos ha estado ofreciendo California desde el año 1986.

Esta iniciativa, o proposición, también es conocida como la Ley de agua potable y sustancias tóxicas de 1986, y nació con la intención de asegurar el suministro de agua potable del estado de California frente a sustancias toxicas o peligrosas. Además, obliga a las compañías a advertir a clientes (o el personal), si estarán expuestos a alguna de las sustancias toxicas reconocidas por el estado a la fecha.

La Prop 65, establece que al menos, una vez al año se actualice la lista de estas sustancias y que la comunicación con las personas o el cliente final sea lo más transparente posible. Por eso, cada producto que sea elaborado y/o distribuido y vendido en el estado de California y que contenga alguna sustancia enumerada en la lista de la Prop 65, debe contener una etiqueta de advertencia diciendo esta información. Y esta norma no escapa a productos alimenticios.

Alimentos tóxicos

Existen alimentos que pueden estar contaminados con sustancias tóxicas y la Prop 65 advierte sobre ellas. Los metales pesados como plomo, mercurio o el cadmio, son tóxicos (todos en la lista), y lastimosamente ciertas especies de peces son más susceptibles a la contaminación por estos metales, por lo cual al ingerirlos, los podemos considerar “tóxicos” también (pero ojo, tampoco quiere decir que todos los peces de estas especies sean tóxicos).

El arsénico (está en la lista), también es un elemento conocido por su toxicidad. En algunas partes de Asia, se conoce el alto grado de arsénico en el suelo, por lo que las plantaciones de arroz y otros granos, están más propensas a absorber este tipo de elementos tóxicos y transmitirlos hacia el comensal final.

Las acrilamidas (también en la lista) son las sustancias formadas por la reacción de ciertos compuestos nitrogenados existentes en algunos alimentos, con el calor (fritura, horneado, rostizado, etc.). Las carnes y los productos cárnicos son muy propensos a sintetizar estas sustancias dado a sus gran numero de compuestos nitrogenados -como las proteínas-, pero productos tostados como los granos de café, también pueden contener estas sustancias.

Una propuesta indecorosa

Si bien la Prop 65 es una herramienta para que los californianos puedan tomar una decisión informada sobre su exposición a estos químicos, no facilita una cantidad o dosis de toxicidad sobre los compuestos que están en la lista. La única información brindada es el tipo de toxicidad que da (cáncer, malformaciones, etc.), entonces, ¿No les parece un tipo de información incompleta o ambigua?

Lo digo porque para mi, no es lo mismo estar expuesto a las sustancias toxicas liberadas en un incendio forestal, que a las sustancias toxicas que pueda tener un pedazo de carne asada en una bbq de domingo o una taza de café tostado en una tarde lluviosa.

Photo by Alex Holt

Lo más llamativo, es que a pesar de saber que estudios científicos han demostrado que una taza de café es buena para la salud, las personas aun se encuentran divididas sobre este tema.

Además, dentro de las mismas recomendaciones que da la OEHHA (ente encargado de manejar la lista), menciona el tratar de comer productos frescos ante los procesados, pero para mi, un atún recién pescado en alta mar o comprado fresco en el mercado, puede contener los mismos altos índices de mercurio, que una atún en lata, ¿O no? También menciona el tratar de buscar otras alternativas a una dieta basada en arroz para los infantes… ¿Lo creen una opción real para Latinos o Asiáticos?

Proposición a revisión

Si bien se sabe que productos como el cigarro y las bebidas alcohólicas (presentes en la lista), tienen un alto índice de toxicidad y son propensos a causar cáncer si su consumo no es adecuado -ojalá nulo-, alimentos y bebidas como el café y la carne son productos que contienen una concentración mucho más baja de compuestos o sustancias tóxicas, por lo que su consumo puede ser mucho más liberal.

La misma OEHHA lo menciona, la Prop 65 es una herramienta de decisión, no una lista prohibitiva. Sin embargo, muchas veces estas advertencias pueden llegar a ser muy alarmistas, tanto así, que ahora las personas se están perdiendo del placer de una taza de café, o están prohibiendo a sus hijos de unos divertidos hot dogs con sus amigos. Está comprobado que se necesitan cantidades en concentraciones muy altas de estas sustancias para que pueden llegar a ser las causantes de algún daño irreversible para nuestro cuerpo.

 

Bibliografía:

Lista de los compuestos químicos (todos) considerados en la Prop 65 (por la OEHHA de California) al día 25 de mayo del 2018.

Página de la OEHHA, oficina encargada de la revisión y publicación de la lista de la Prop 65.

Información general sobre la Prop 65, brindada por una compañia de seguridad ocupacional.

Categorías: Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *