En esta época de abundancia, el exceso de comida es muy común, los sobros son tantos que nos damos el lujo de clasificarlos inclusive como desperdicios, ya que sabemos que no nos van a duran mucho más que uno o dos días luego del gran banquete. Esto sucede, en gran parte porque la manipulación que le damos a nuestros alimentos antes, durante y luego de preparados no llega a ser la mejor. En esta ocasión, trataremos de darles algunos consejos para disminuir los desperdicios y hacer que esos sobros nos rindan más.

Manipulación antes de cocinar

Este es uno de los momentos críticos en la conservación de los alimentos, ya que al ser el paso anterior a la cocción, las personas no consideran ningún cuidado para ayudar a alargar la vida útil del alimento. En este caso los alimentos de más cuidado son las carnes.

Generalmente,antes de cocinar las carnes, tendemos a adobarlas, este proceso hace que dejemos el alimento a temperatura ambiente más tiempo de lo debido. Lo ideal en este caso es, ya sea, adobarla carne y volverla a guardar en el refrigerador inmediatamente o adobarla justo antes de cocinar (si no tenemos opción de guardar el alimento nuevamente en la refrigeradora).

A pesar de no ser tan obvio, a la hora de aumentar la temperatura empieza aumentar de igual forma la cantidad de bacterias que habían estado controladas por las bajas temperaturas, entre más tiempo pase el alimento a temperatura ambiente más chance tienen las bacterias de multiplicarse y empezar a deteriorar el alimento, en especial antes de cocinado.

Manipulación durante la cocción

Durante la cocción de los alimentos que estamos preparando para el banquete (y en general),siempre es bueno utilizar las buenas prácticas de manipulación (BPM). Lavarse las manos, no utilizar los mismos utensilios que tocan productos crudos con alimentos cocidos, lavar y desinfectar los productos frescos como las frutas y los vegetales y cocinar bien otros productos perecederos como las carnes y embutidos no precocidos.

Estos consejos ayudan a retardar el crecimiento bacteriano posterior a la cocción,pero como lo mencionamos anteriormente, los cuidados se tienen que aplicar desde antes de preparar los alimentos para garantizar una larga vida de almacenamiento en nuestros alimentos preparados.

Manipulación posterior a la cocción

Una vez lista la comida, nuestra primera preocupación es el sabor y la presentación dela misma, haciendo que el tema de la conservación pase a un segundo plano, pero esta práctica hace que la velocidad de deterioro de esos alimentos aumente y no se puedan aprovechar posteriormente de la mejor manera.

Si sabemos que la comida es abundante, podemos aplicar unos simples consejos para que podamos saborear nuevamente ese banquete 4 o 5 días posteriores a su preparación. Servir en la mesa la comida por partes o tractos y dejar las ollas con la mínima manipulación posible, podemos refrigerar o incluso congelar los excesos de comida si sabemos que no la vamos a comer inmediatamente en días posteriores y  no guardar en el mismo recipiente los alimentos servidos (con más manipulación) y los que no fueron servidos.

Estos tips pueden ayudar a disminuir los desperdicios y aprovechar mejor los recursos invertidos en este mes de prosperidad y abundancia. Si son de las personas que no acostumbran a comer comida repetida (que dicho sea de paso es una mala y desconsiderada práctica), y no van a tener los cuidados de seguir estos consejos, traten al menos de no comprar exageradamente, para que el desperdicio sea el mínimo y no termine en la basura o en el plato de la mascota.

Categorías: Tips

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *